martes, 31 de diciembre de 2013

El Procurador Síndico contra la Marquesa de Mortara.

    Albalate de las Nogueras, años 1797, 1798, 1799 y 1800

   Matías de Madre, Procurador Síndico de la villa de Albalate de las Nogueras, en el pleito sobre las elecciones de justicias de 1797 para el año 1798 con la Marquesa de Mortara sobre la negativa a aceptar al nombrado por dicha Marquesa, Juan de la Guerra, por diversos motivos, la negativa del Alcalde Francisco Culebras a entregar su vara y el consiguiente "secuestro" de dicha vara, y diversas cuestiones que acarreó dicho pleito.

   Negativas de los escribanos del Reino a ir a Albalate de las Nogueras, por correr la voz por la provincia de que el Alcalde Francisco Page quiere poner preso a cualquier escribano que pase a entregar y hacer cumplir la Real Provisión dada por los Reales Consejos en 25 de junio de 1798 para que se de la posesión de sus cargos a los elegidos por la marquesa, a excepción de la vara de Francisco Culebras, que deberá darse en depósito a su antecesor Josef Hidalgo.

El escribano Pedro Zelestino Fernández que había sido encargado para llevar la Real Provisión a Albalate, comunica su negativa a aceptar el encargo a don Josef Ruiz de Alarcón, apoderado de la Marquesa en sus villas de La Alcarria.
     Villarejo de Fuentes, y Agosto 4 de 98.

     Sr. Dn. Josef Ant.º, recibo la de Vmd. con la Rl. Probisión para pasar a la Vª. de Albalate de las Nogueras, la que devuelvo a Vmd. con un criado, a causa de tener largas noticias de que están infernadas aquellas gentes, capaces de hacer algún atentado con el Essno. que pase a dho. Pueblo.
     A Vtro. Señor que a Vmd. ms. años, y bea que puede servirle este su afecto servr.
                                           Q. S. M. B.
                                          Pedro Zelestino
                                                       Fernz.








2 comentarios:

  1. Unos documentos fascinantes y bien trabajados, con una traducción impoluta.

    Debo decirte, que las "varas de mando" tenían y tienen unos privilegios desorbitados. La historia se repite desde los albores de la civilización, y, difícil será, que cambie. para desgracia de los que no la ostentemos. Aunque, seguramente, si lo hiciéramos caeríamos en idénticos errores.

    Buena entrada amigo. Un abrazo y que 2014 --nunca mejor dicho- te deje buen sabor de boca. Anna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Anna, como bien dices, las "varas de mando" tenían y tienen bastantes privilegios, por eso no las querían dejar quienes las ostentaban. Este pleito fue por eso: uno de los Alcaldes salientes quería poner en su lugar a su jefe, y el otro al suyo, y como ninguno cedía y la marquesa puso al jefe del primero aunque no iba propuesto en las listas, los demás no aceptaron y pleitearon con la marquesa por excederse en sus regalías y privilegios. Una vez que el Consejo Real dictaminó que se debía dar la vara del primer alcalde a su antecesor en depósito, en vez de dársela a quien él quería y que los demás elegidos tomasen posesión de sus cargos, el primer alcalde como no le gustó esa decisión, "secuestró" la vara y no la quiso entregar hasta no resolver los tribunales los pleitos pendientes, o sea, que en vez de estar de alcalde 1 año como debía estar, estuvo 4 años (desde el 1 de enero de 1797 hasta el año 1800).
      Este sistema de elecciones encerraba una trampa que hallaron los de Albalate para que siempre mandasen los mismos, aunque fuese el marqués o la marquesa quien eligiese: les engañaban con la ilusión de ser quienes decidían las personas, pero en realidad elegían a las personas que los del Ayuntamiento querían.
      Otro abrazo para ti, amiga. ARVAM

      Eliminar