sábado, 10 de noviembre de 2012

Novena a Santo Tomás de Aquino.

Novena al angélico doctor y maestro Santo Tomás de Aquino.

Escrita por el insigne doctor en Teología y Lectoral en Sigüenza y Cuenca, Fr. Felipe Lesmes Zafrilla y Duart, natural de Albalate de las Nogueras (Cuenca)

(Siglo XIX)

http://issuu.com/arvam/docs/pcor-2-0005?mode=window&backgroundColor=%2322


                      Prologo
De la Academia de Madrid.

      La Real Academia de Teología de Madrid, ofreciendo al público la devota Novena que á honra y alabanza del Angélico Maestro escribió el Doctor Zafrilla, su objeto principal es informar por medio de esta devoción tan santa la vida de todos cuantos se dedican a las ciencias divinas y sagradas. Aspirando estos al estado sacerdotal, deben desde luego persuadirse que algun día será un deber suyo dirigir á los fieles por los caminos de salud, instruirlos en sanas doctrinas, y preservarlos de tantas nuevas y peregrinas que infestan al mundo. Pero no es posible desempeñen la noble comisión que les ha de confiar el Pastor universal con el acierto y rectitud que exige la santidad de ministerio tan sagrado, si con su mala vida y perversas costumbres son ocasion de que la doctrina de Dios sea blasfemada. Para enseñar deben instruirse antes. Mal podrán aconsejar la virtud, si sus palabras no están en armonía con sus obras. Pero si desean ser fieles al ministerio que se les ha de confiar, busquen con ansia á Santo Tomás, y en él hallarán todo cuanto necesitan. Si su doctrina es tan pura que en toda ella no se halla un solo error, su vida inocente es el mejor modelo de imitación. Este es el fin que se propuso el joven Zafrilla (*) al escribir esta Novena para la Academia del Seminario Conciliar de Cuenca; y este mismo el de la Real Academia de Madrid al publicarla para que puedan adoptarla todas las Academias, Seminarios y Colegios de Teólogos, y todos los devotos del santo Doctor. La Academia no aspira á mas que á persuadir á cuantos se glorian de ser discípulos de este Maestro santísimo, que sus devotos obtendrán del Señor la luz que necesitan para entender lo que nos enseña, y gracia para imitarle en su vida santa, pura é inocente. Desempeñarán dignamente el santo ministerio pastoral, y hallados siervos fieles en el último día, verán con placer que no en vano trabajaron. Dios nuestro Señor bendiga deseos tan justos.
           (*) Tenía solos veinte y tres años (1.815) cuando escribió esta Novena. Véase en el tomo XXI de la biblioteca de la Religión, la nota biográfica de este héroe español.

          ADVERTENCIAS DEL AUTOR.


   I. Si segun el Apostol Santiago el que necesita de sabiduría debe pedirla á Dios, que la da abundantemente á todos sin echar en cara sus dones; unos jóvenes dedicados a la suprema de las ciencias, en unos días en que el error enmascarado astutamente bajo apariencias seductoras arrastraría si fuera dado hasta los escogidos; una corporación literaria que segregada del resto de los fieles, y plantada en el semillero de la santa Iglesia crece para ser depositaria de la fé, guardar en sus labios la esencia de salud, y transmitir a los pueblos en cada uno de sus hijos un ángel del Dios de los ejércitos de cuya boca requieran la ley en lo sucesivo; una Academia de teólogos que consagrados sus talentos a la Religión santa se adiestran en el manejo de sus luces y enseñan sus manos para la pelea contra sus enemigos, faltaría sin duda á los sagrados deberes de su vocación, si confiando presuntuosamente en sus fuerzas y contenta con sus tareas no levantára sus ojos al cielo, esperando de allí el auxilio y la bendición de sus desvelos. ¿Y qué intecesión más a propósito para alcanzarla que la de su Angélico Maestro y protector Santo Tomás de Aquino? Elegido por Dios como otro Noé para reservar las semillas de las verdaderas luces sobre la tierra, detinado como Moisés para confundir el orgullo de los sectarios, desvanecer sus sofismas, y conducir por el desierto de esta peregrinación a los verdaderos sabios, y establecido ya en el monte de Sion, no puede menos de levantar sus manos a favor de aquéllos que a manera de renuevos suyos continúan las peleas del Señor, aumentando su gloria y dilatando su corona por todos los siglos.
                                                                                         
                      
                    GOZOS.
  DE SANTO TOMÁS DE AQUINO.
                           1.ª
     Ya Tomás la escuela en Vos
Todo honor y auxilio fia,
     Sol de la Iglesia de Dios,
Grande horror de la heregía.

                          2.ª
     Vuestra cuna ya se sabe,
Os predijo en gloria suma
Hombre de primera pluma,
Pues tragais en ella un Ave
Aquella, donde suave
Nido el Redentor tenía.
                                                                Sol etc.
      
                                                                              
                                                                                     3.ª
                                                                   Sin que a vuestra casa cuadre,
                                                             Os lleváis de la aficion,
                                                             Que el punto de Religión
                                                             Es el que os saca de Madre,
                                                             Allegandoos al buen Padre
                                                             Grande Guzman que os quería.
                                                                     Sol etc.

                                                                                  4.ª
                                                                       De buey mudo el apellido
                                                                 El silencio os dió por cierto:
                                                                 Mas conoció el grande Alberto,
                                                                 Que dariais gran mujido,
                                                                 El que al mundo ya aturdido
                                                                 Por todas partes tendría.
                                                                          Sol etc.

                                                                                     5.ª
                                                                         De un hermano la crueldad
                                                                   Macular vuestro candor
                                                                   Antes pensó con rigor,
                                                                   Despues con la liviandad
                                                                   Cuando rio de castidad
                                                                   El fuego que en Vos ardia.
                                                                            Sol etc.

                                                                            


                                                                                       
                                                                                                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario