jueves, 31 de mayo de 2012

Sermón por el que fue denunciado y condenado Felipe Lesmes Zafrilla.

Sermón que pronunció en Sigüenza el 19 de marzo de 1.821 don Felipe Lesmes Zafrilla y Duart, en defensa del Rey y de la Religión, por el que fue denunciado, sentenciado, condenado y perseguido por los Constitucionales.



 "De nuestros egemplos depende acaso nuestra posteridad"  
     Por este medio tiempo (el 1819), y en el corto de vacaciones que habia tomado para descansar, hizo oposición a la Canongía penitenciaria de Burgos, donde por largo tiempo se conservará la memoria de su sermón; y el 1820 obtuvo la Lectoral de Sigüenza, á donde en el septiembre de dicho año volvió a residir.                         Aquí principia ya una nueva época de su vida, si trabajosa segun el mundo, meritoria a los ojos de la fé, y tambien de más esplendor. Hombre ya, podemos decirlo así, mas público, fueron mas públicos y ruidosos sus sucesos. Los acontecimientos de la rebelión, la instalacion de las Cortes, las reformas religiosas ó anti-religiosas que diariamente se sucedían unas á otras; la hacha de la venganza levantada y pronta á descargar sobre los que opusieran a ellas la menor contradicion, &c., &c., todo hacia crítica la situación de los eclesiásticos: la espatriacion de los señores Obispos de Orihuela y Valencia; el tratamiento escandaloso que se dió a los de Tarazona, Oviedo y Leon, hacian temer otros iguales ó mayores en los que no estuviesen en tan elevada dignidad. En estas circunstancias, un oficial de zapadores enviado á Sigüenza desde Alcalá para adquirir prosélitos al sistema, corriendo diariamente sus calles, convocando las gentes sencillas en las plazas y paseos a todas horas, con tono á veces magistral, otras en                                                         
lenguage propio de su exaltación, y entre invectivas las mas indecorosas é  indecentes contra el Clero, predicaba, como él decía, ó vomitaba, diremos mejor, errores que herían en lo mas vivo á la Iglesia, pues tocaban en su gobierno y autoridad independiente, sin la cual no puede subsistir. Zafrilla que veía el peligro inminente de la seducción en un pueblo sencillo que no oía hablar sino de abusos, que solo se trataban de reformar; de intereses particulares que se oponían á la reformacion é impedían su felicidad; á quien no era dado distinguir en puntos tan delicados, ni percibir el veneno envuelto en las palabras... de que eran puntos de disciplina, sin que en nada se tocase al dogma ni esencia de la Religión, &c., &c.; observando turbada la multitud, vacilando á los débiles, y á algunos llegando á sospechar por el silencio del Clero si sería esto ó no así, cree de su deber quitar la máscara al error, y defender el depósito de la doctrina; y aprovechando la oportunidad de un sermón que sobre el Fruto de la Paz (I) debia predicar en la Iglesia de Santiago en honor de san José, despues de haber esplicado doctamente la diferencia entre el Fruto y la Virtud, y distinguido de la falsa la verdadera Paz; que ésta nunca puede ser la tranquilidad en el desórden y en el vicio, movido yo no sé si de un impulso superior..... lo que sé es, que en el púlpito formó la última resolucion, con prevision de todo lo que le habia de sobrevenir, y con respeto sí, pero con fortaleza, profirió aquellas palabras que aún resuenan en los oidos de los Seguntinos, cuya fé afirmaron, y fueron causa de su persecución.             
      (I) Desde el Pontificado del señor Vejarano se celebra allí un duodenario á san José en los días 19 de cada mes, siendo el asunto uno de los Frutos del Espíritu Santo, que se aplica al   santo Patriarca.                                                             
                        "¿Adónde voy? esclamó.....  >>Sé que mi interés personal pide callar; pero tambien sé que este lugar, que el carácter de ministro de Jesucristo.....      



                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           

No hay comentarios:

Publicar un comentario