domingo, 26 de febrero de 2012

¡ZARAGOZA! -(Poema de Doña Pilar de Cavia y Lac)

    ¡Zaragoza! -
Excelente poema que escribió y dedicó Doña Pilar de Cavia y Lac a su querida ciudad de Zaragoza.


                        ¡Zaragoza!
junto a cuyos escombros calcinados
con arrojo inmortal dieron las vidas
Qüadros con sus magnánimos soldados,
aún recordáis, de horror estremecidas,
de sus pechos valientes y esforzados
las sublimes hazañas inmortales,
dignas tan sólo de varones tales.

   Templos, plazas, callejas tortuosas,
aún de las huestes de Lefevre feroces
recordáis las escenas horrorosas
de violencia y de crímenes atroces,
y de invictas mujeres valerosas
las proezas sin fin, que andan veloces
por el mundo en las lenguas de la fama
que sus grandezas épicas proclama.

   La de Bureta impávida condesa,
Agustina Aragón, Casta, María,
vosotras de constancia aragonesa
disteis ejemplo todas á porfía;
terror doquier de la legión francesa,
brillantes glorias de la patria mía
estrellas del hispano firmamento,
dejadme saludar vuestro ardimiento.

   Mas también con sus hechos inmortales
los hijos de Aragón asombro fueron
del universo al rechazar leales
á los que á Augusta domeñar quisieron:
Sax, Palafox, Cerezo, Renovales,
y otros héroes mil, ¡cómo añadieron,
timbres entonces de brillante gloria
con sus proezas á la patria historia!

   Bello es el recordar tanto heroísmo,
y tanta abnegación y patriotismo
hoy que la duda por doquier impera,
hoy que al soplo letal del ateísmo
se apaga aquella fe que asombro fuera
en las tapias de Augusta derruídas
de mil y mil legiones aguerridas.

   Mas siempre tú serás, patria adorada,
en época feliz ó adversa suerte,
asilo do la fe nunca amenguada
tus hijos mil en héroes convierte;
siempre tu Virgen del Pilar sagrada
será el escudo diamantino y fuerte
que te proteja amante noche y día
de la hija del infierno, duda impía.

   Ante tus tapias débiles de arena
se trocó en desaliento la arrogancia
de los soldados de Austerlitz y Jena,
vencedores doquier, gloria de Francia;
por eso el mundo que tu nombre llena
entonces te llamó "nueva Numancia"
¡y la fama en llamarte así se goza
al recordar tus hechos, Zaragoza! 

                     Pilar de Cavia y Lac.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario