domingo, 24 de abril de 2016

Don Martín del Peso Cortinas y su parentesco con Cervantes.

   Algunos albalateños que estuvieron emparentados con CERVANTES.

     Don Martín del Peso Cortinas, natural de Albalate de las Nogueras, racionero de la Catedral de Cuenca, oficial del Santo Oficio de la Inquisición de Cuenca y Alcayde mayor de sus cárceles secretas, heredó en Arganda del Rey (Madrid) el patronato de una capellanía que fundó doña Beatriz de Cortinas, de la familia de la abuela materna de CERVANTES, y también de la familia materna de don Martín del Peso Cortinas y del canónigo don Alonso Hernández del Peso, fundador de la Capilla de los Pesos de la Catedral de Cuenca. (Mediados del siglo XVII).

     Ayer se conmemoró en España el 4º centenario de la muerte del más grande genio de las letras que vieron los siglos, el "Príncipe de los Ingenios" como fue denominado, don Miguel de Cervantes Saavedra. Pero ¿existe alguna relación de don Miguel de Cervantes con Albalate de las Nogueras?
  Por supuesto que sí: la familia albalateña de los "Peso Cortinas" estuvieron algo emparentados con la familia de Cervantes, por la parte de la rama materna de los Cortinas. Veamos cómo:
      En el libro: "Vida ejemplar y heróica de Miguel de Cervantes Saavedra" de Luis Astrana Marín, encontramos lo siguiente:
     - "Los Cortinas en Arganda"

     ... Llegado el año 1574, Felipe II quiso la dehesa de Pajares para el monasterio de El Escorial, y comisionó a Fray Juan de El Espinar, de la Orden de San Jerónimo, procurador general de él, para que se entendiera con los poseedores de la finca. La dehesa estaba pro indiviso. Los dueños eran cuatro: don Antonio Álvarez de Toledo y de Luna, señor de Cedillo; el convento del Paular, de Segovia; don Diego de Vargas (de la parte que le tocó por herencia de su padre Gabriel de Vivero, heredó a su vez, como hemos dicho, de Juan Díaz Delgado, que adquirió las dos porciones de Alonso de Cortinas y de Francisco de Cortinas) y el bachiller Pedro Sánchez como capellán de la capellanía de Beatriz, fundada sobre las rentas de pastos de buena parte de aquel soto. El patrón Juan de Salcedo no tenía sino que dar su aprobación y someterse a lo que concertara el capellán con el monasterio de San Lorenzo. El Rey, por su parte, deseaba la cómpreda en su justo valor, o por dineros o en trueque de otras tierras, a juicio de personas entendidas.
     El concierto y asiento entre Su Majestad y el convento del Paular se hizo y pasó ante Gaspar Testa, escribano del número de Madrid, en 17 de junio de 1575. La licencia y facultad para la venta y enajenación están dadas por fray Fernando Pantoja, prior de las Cuevas de Sevilla, en este último convento, el 14 de Mayo de 1576. Después fue adquirida la parte perteneciente a don Antonio Álvarez de Toledo y a don Diego de Vargas; y, tras largas negociaciones, comenzadas en 27 de Julio de 1574, entre fray Juan del Espinar y el bachiller Pedro Sánchez, por cédula real suscrita en Aranjuez en 4 de Mayo de 1577, se hizo averiguación del valor de la parte correspondiente a la capellanía, que montó un quento doscientos sesenta y cinco mil trescientos quince maravedís, y el monasterio de El Escorial ofreció en trueco y permuta varias tierras labrantías en el término de las villas de Morata y de Chinchón en la ribera del Tajuña.
     Hechas las tasaciones con beneplácito de Su Majestad y de la Santa Sede Apostólica, se convino en que por los 1.265.315 maravedís que importaba el valor de la parte de dehesa que poseía la capellanía, el monasterio daría, horas de diezmo, doce tierras en la vega de Chinchón y otras ocho en la de Morata. Terminóse el asunto, a satisfacción de las partes, en 8 de Junio de 1577. La dehesa de Pajares quedó enajenada; pero la capellanía se posesionó, por permuta, de veinte fructíferas tierras. El escribano Pedro Gómez lo notificó en Chinchón, con esta data, al bachiller Pedro Sánchez y a Juan Díaz en nombre del monasterio de San Lorenzo el Real. El bachiller hizo, pues, un gran negocio.
     Entre la documentación aparece la siguiente interesante diligencia:
     "En Barajas, a treinta días del dicho mes de Mayo del dicho año de mil e quinientos y setenta y siete años, yo el dicho escribano, juntamente con el dicho señor Juan Álvarez, tercero, fui a la villa de Barajas, donde vive Joan de Salcedo, patrón de la dicha capellanía que fundó la dicha Beatriz de Cortinas, para le notificar todo lo hecho e actuado en esta causa, e le hallé en la cama enfermo, y fui informado que estaba tan viejo y defectuoso de juicio, que no se podía negociar con él, y para entender si era así, el dicho señor tercero e yo el dicho escribano fuimos a las casas de su morada, donde le hallamos echado en una cama, e habiéndole hablado, respondía como hombre fuera de juicio, atento a lo cual fue llamado e vino Garçia de Salçedo, su hijo mayor e suçesor en el dicho patronazgo, al cual le notifiqué el asiento hecho entre el monesterio de Sant Lorenço y el bachiller Pedro Sánchez, capellán, y la cédula de Su Majestad y todo lo demás hecho e autuado en este negocio por los dichos señores jueces y tercero, el qual dixo que lo oía, siendo testigos Bartolomé de Gay y Diego Rodríguez, vecinos de Barajas.- Pedro Gómez (rubricado)".
     Por espacio de cuarenta y un años disfrutó la capellanía el bachiller Pedro Sánchez; y a su fallecimiento, 8 de Octubre de 1596, fue nombrado capellán, como consanguíneo de la fundadora, por el patrono García de Salcedo, su sobrino el bachiller Francisco Ortiz, presbítero, vecino de Barajas, hijo, como veremos, de su hermano Alonso de Salcedo y de Cortinas y nieto de Petronila, la sobrina de la abuela de CERVANTES. La collación latina, conferida por el cardenal Archiduque Alberto, va fechada en Toledo a 12 de Septiembre de 1597. Cinco años después á 14 de Diciembre de 1602, el nuevo cardenal arzobispo de Toledo, don Bernardo de Sandoval y Rojas, insigne protector de nuestro MIGUEL, exoneraba del patronazgo a García de Salcedo y nombraba patrón a Juan de Cortinas, racionero de la santa iglesia catedral de Cuenca, hijo de Diego de Cortinas, biznieto de Gonzalo. ¿Qué había sucedido?
     En la provisión y mandamiento de posesión se dice textualmente "Nos, el Cardenal Arzobispo de Toledo, etc., a vos el cura, o a vuestro teniente, de la iglesia parroquial de la villa de Arganda, salud y bendición: Sepades que por parte de Juan de Cortinas, racionero de la santa iglesia de Cuenca, patrón de la capellanía que fundó y dotó en la dicha iglesia [de Arganda] Beatriz de Cortinas, difunta, se presentó en nuestro Consejo la petición destotra parte escripta [no se incluyó, o extravióse], juntamente con el testimonio de que en la dicha petición se hace mención [tampoco se incluye]. Fue acordado que debíamos de mandar dar esta nuestra carta, por la qual vos cometemos y mandamos que, siendo con ella requerido veais el dicho testimonio y las sentencias en él insertas, y en virtud dellas y desta nuestra carta, deis al dicho Juan de Cortinas la posesión real, actual, vei quasi, del patronazgo de la dicha capellanía y de lo a ella anexo y perteneciente, y le defendáis y ampareis en la dicha posesión, hasta tanto que la tenga quieta y pacifica sin contradicion de persona alguna, que para ello vos damos poder cumplido y cometemos nuestras veces plenariamente".
     Y sigue esta cláusula: "Otrosí mandamos a García de Salçedo, vecino de la villa de Barajas, contenido en el dicho testimonio, no inquiete ni perturbe al dicho Juan de Cortinas en la posesión del dicho patronazgo, y le deje libremente en el uso y ejercicio dél, lo qual cumpla so pena de excomunión y con apercebimiento que se procederá contra él por todo rigor de derecho. Dada en Toledo a catorce días del mes de Diciembre de mil y seiscientos y dos años.- El doctor Diego Tello Maldonado, Licenciado Antonio Poblete de Vera, Licenciado Juan Delgado y Aguilera.- Yo Franciso Salgado, secretario de su señoría, lo fice scrivir por su mandado. Con acuerdo de los de su Consejo. (Firmas y rúbricas.)

-------------------------------------------------------------------------------------------------------
     Ocho días más tarde, el 22 de Diciembre, en presencia de Juan Baptista de Campos, clérigo presbítero, notario público apostólico de la ciudad de Cuenca y de varios testigos, entre los que se encontraba don Diego de Vargas, compareció en Arganda el racionero Francisco de Cortinas, y ante el doctor Antonio de Menchaca, cura propio de la parroquial de dicha villa, tomó posesión del patronato de la capellanía. El acta dice que el notario apostólico requirió al doctor Menchaca con el mandamiento del Arzobispo, y que Menchaca introdujo en la iglesia a Juan de Cortinas, Éste hizo oración al Santísimo Sacramento, subió al altar de San Juan "donde está sita la dicha capellanía", dijo otra oración, fue a la sepultura de Beatriz de Cortinas, recitó un responso en señal de posesión, se paseó por el templo, cerró y abrió las puertas de él, derramó dineros desde la sepultura de la fundadora (ceremonia curiosa) e hizo otros actos posesivos.
     Es significativa aquí la presencia de don Diego de Vargas, hijo del primer patrón, como testigo y vecino de Arganda, así como la ausencia en el acto del capellán Francisco Ortiz, que continuaba siéndolo en 1608; pero no se trslucen las causas por falta del testimonio y petición referidos, que indujeron al arzobispo Sandoval y Rojas a exonerar del patronazgo a García de Salcedo y aún a amenazarle, si impedía la posesión de Juan de Cortinas, con pena de excomunión. 
     Desde aquella fecha el patronato se vinculó en la rama de los Cortinas que se había avecindado en Cuenca. A mediados del siglo XVII la disfrutaba don Martín del Peso Cortinas, racionero de aquella catedral, descendiente de los Cortinas y de la familia del canónigo de Cuenca don Alonso del Peso, fundador en la misma catedral de la hermosa capilla que lleva su nombre; y en 1699 estaba a cargo de don Francisco Merchante de Cortinas, residente en la expresada ciudad, de cuyo linaje procede hoy nuestro buen amigo don Jesús Merchante, alcalde actual de Cuenca.
      Mientras se suceden algunos de los acontecimientos que van relatados, desde la segunda década del siglo XVI vive casado y reputado en Barajas, con sus tres hijos, Gonzalo de Cortinas, el tío-abuelo de CERVANTES. A matrimoniar en esta villa, mayor entonces y más próspera que Arganda, debió de inducirle el casamiento en ella de su primo hermano, el militar Diego Sánchez de Cortinas, con María de Salcedo, perteneciente a una de las familias principales de aquella localidad. Aunque Diego era un poco más viejo que él (que quizá llevara el mismo nombre de su padre el alcaide por haber sido éste su padrino de bautismo), como iba y venía a Barajas desde Italia siempre que se lo permitían los deberes de su profesión, no dejaría de pasar por Arganda, su pueblo, y tener amistad con su joven primo, quien alguna vez le acompañaría, con esa admiración que lleva en pos de sí la soldadesca. Pero pudieron también determinarle a dejar Arganda por Barajas otras razones, entre ellas ser lugar más rico y más próximo al gran poblachón en que iba convirtiéndose Madrid.


No hay comentarios:

Publicar un comentario